Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas

Descripción del audiolibro

Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas (acortado comúnmente a Alicia en el país de las maravillas) es una novela escrita en 1865 por el autor inglés Charles Lutwidge Dodgson bajo el seudónimo Lewis Carroll. Cuenta la historia de una muchacha nombrada Alicia que cae en un agujero de conejo a un mundo de fantasía poblado por criaturas peculiares y antropomorfas. El cuento juega con la lógica con maneras que han dado renombre duradero a la historia entre niños y adultos. Se considera ser uno de los mejores ejemplos del género literario del absurdo y su curso y estructura narrativa han sido enormemente influyentes, especialmente en el género de la fantasía.

Resumen del libro

Parte del audiolibro - Cayendo en el agujero del conejo: Alicia está sentada aburrida a las orillas de un río con su hermana, cuando ella ve hablar, a un conejo blanco arropado con un reloj funcionado. Ella lo sigue a través de un agujero de conejo cuando ella cae repentinamente a un pasillo curioso con muchas puertas bloqueadas de todos los tamaños. Ella encuentra una pequeña llave a una puerta demasiado pequeña para que ella quepa, pero por la cual ella ve un jardín atractivo. Ella entonces descubre una botella etiquetada " BEBAME", el cual causa que se encoja demasiado para alcanzar la llave. Un pastel con la leyenda "COMAME" la hace crecer tanto que su cabeza golpea el techo.

Parte del audiolibro - La alberca de lágrimas: Alicia está triste y llora, sus lágrimas inundan el vestíbulo. Después de encogerse otra vez, Alicia nada a través de sus propias lágrimas y se encuentra un ratón, que está nadando también. Ella intenta hacer platicar con él pero sólo habla de su gato, lo que ofende al ratón.

Parte del audiolibro - La carrera del comité y un largo relato: El mar de lágrimas se llena de animales y aves que han sido barridos. Alicia y los demás animales se reúnen en la orilla y la cuestión entre ellos se encuentra en la forma de secarse de nuevo. El ratón les da una charla muy seca de Guillermo el Conquistador. Un Dodo decide que lo mejor para secarse sería una carrera en comité, que consiste en que todos corran en un círculo sin un claro ganador. Finalmente Alicia asusta a todos los animales, sin darse cuenta, al hablar de su gato.

Parte del audiolibro - El Conejo envía al pequeño Bill: El Conejo Blanco aparece de nuevo en busca de los guantes de la duquesa y el ventilador. Ordena a Alicia a entrar en la casa y recuperarlos, pero una vez que se mete dentro de ella comienza a crecer. El horrorizado conejo ordena a su jardinero, Bill el Lagarto, subirse a la azotea y bajar por la chimenea. Afuera, Alicia escucha las voces de los animales que se han reunido para mirar boquiabiertos a su brazo gigante. La multitud le arroja piedras a ella, que se convierten en pequeños pasteles, que, cuando Alicia se los come, reduce de nuevo su tamaño.

Parte del audiolibro - El consejo de una oruga: Alicia se encuentra con una seta y situada sobre la misma se encuentra una oruga azul fumando una narguile. La oruga cuestiona a Alicia y ella admite su crisis de identidad actual, agravada por su incapacidad de recordar un poema. Antes de retirarse, la oruga le dice a Alicia que un lado de la seta la hará más alta y el otro la hará más pequeña. Ella rompe dos piezas de la seta. Un lado hace que empequeñezca más que nunca, mientras que el otro hace que su cuello crezca alto entre los árboles, donde una paloma la confunde con una serpiente. Con un poco de esfuerzo, Alicia regresa a su altura habitual. Ella tropieza con una pequeña finca y utiliza el hongo para llegar a una altura más adecuada.

Parte del audiolibro - Cerdo y Pimienta: Un lacayo con cabeza de pez tiene una invitación para la Duquesa de la casa, quien la entrega a un lacayo con cabeza de rana. Alicia observa esta transacción y después de una conversación confusa con la rana, ella entra en la casa. El cocinero de la duquesa está lanzando los platos y haciendo una sopa que tiene demasiada pimienta, lo que hace a Alicia, la duquesa y su bebé (pero no al cocinero o a su sonriente gato de Cheshire) a estornudar violentamente. La duquesa da a Alicia el bebé y para su sorpresa, el bebé se convierte en un cerdo.

Parte del audiolibro - Una fiesta del té de locos: El gato de Cheshire aparece en un árbol, dirigiéndola a la casa de la Liebre de Marzo. Desaparece, pero su sonrisa se queda flotando por sí sola en el aire provocando a Alicia señalar que ella ha visto a menudo un gato sin sonrisa, pero nunca una sonrisa sin un gato. Alicia se convierte en una invitada en una "fiesta loca" de té con el Sombrerero (actualmente más conocido como el Sombrerero Loco), la Liebre de Marzo, y un Lirón que permanece dormido la mayor parte del capítulo. Los demás personajes dan muchas adivinanzas y cuentos a Alicia. El Sombrerero Loco revela que deben tomar el té durante todo el día porque el tiempo le ha castigado eternamente a estar parado a las 6 pm (hora del té). Alicia se siente insultada y cansada de ser bombardeada con acertijos y se va alegando que era la fiesta más estúpida de té a la que había asistido.

Parte del audiolibro - El terreno de Croquet de la reina: Alicia sale de la fiesta de té y entra en el jardín donde se encuentra con tres cartas vivientes pintando las rosas blancas de un rosal a color rojo porque la Reina de Corazones odia las rosas blancas. Una procesión de más cartas, los reyes y reinas y hasta el Conejo Blanco entran en el jardín. Alicia conoce al Rey y la Reina. La Reina, una figura difícil de complacer, introduce su frase célebre "¡Que le corten la cabeza!" la que pronuncia ante la menor insatisfacción con un tema.

Alicia es invitada a jugar un partido de croquet con la Reina y el resto de sus súbditos, pero el juego rápidamente se hunde en el caos. Flamencos vivos se utilizan como mazos y erizos como pelota, Alicia se encuentra de nuevo con el Gato de Cheshire. La Reina de Corazones luego ordena el gato a ser decapitado, sólo para que su verdugo se queje de que esto es imposible, ya que la cabeza es todo lo que se puede ver de él. Debido a que el gato pertenece a la duquesa, a la Reina se le pide que suelte a la Duquesa de la cárcel para resolver el asunto.

Parte del audiolibro - La Historia de la Falsa Tortuga: La duquesa es llevada al terreno de croquet a petición de Alicia. Ella reflexiona en la búsqueda de la moral en todo a su alrededor. La Reina de Corazones le despide con la amenaza de ejecución y presenta a Alicia el Grifo, que la lleva a la Falsa Tortuga. La Falsa Tortuga está muy triste, a pesar de que no tiene dolor. Intenta contar su historia acerca de cómo solía ser una tortuga real en la escuela, que El Grifo interrumpe para que puedan jugar un juego.

Parte del audiolibro - La cuadrilla de langosta: La Falsa Tortuga y el Grifo danzan la cuadrilla de langosta, mientras que Alicia recita (incorrectamente) el poema “Es la voz de la Langosta". La Falsa Tortuga les canta "Una bella sopa" durante la cual el Grifo arrastra a Alicia para un juicio inminente.

Parte del audiolibro - Quién se robó las tartas?: Alicia asiste a un juicio en el cual la Sota de Corazones está acusado de robar tartas de la Reina. El jurado está compuesto por varios animales, incluyendo a Bill el Lagarto, el Conejo Blanco es trompetista de la corte y el juez es el Rey de Corazones. Durante el procedimiento, Alicia descubre que es cada vez más grande. El lirón regaña a Alicia y le dice que ella no tiene derecho a crecer a un ritmo tan rápido y ocupar todo el aire. Alicia se burla y dice que su acusación es ridícula porque todo el mundo crece y ella no puede evitarlo. Mientras tanto, los testigos en el juicio son el Sombrerero Loco, que desagrada y frustra al Rey a través de sus respuestas indirectas al interrogatorio y el cocinero de la duquesa.

Parte del audiolibro - La evidencia de Alicia: Alicia es entonces llamada como testigo. Ella empuja sin querer la caja del jurado con los animales dentro de ella y el Rey ordena que se coloquen los animales de nuevo en sus asientos antes de que el juicio continúe. El Rey y la Reina ordenan a Alicia que se vaya, citando el artículo 42 ("Todas las personas de más de una milla de altura deben dejar la corte"), pero Alicia discute su juicio y se niega a irse. Ella discute con el Rey y la Reina de Corazones sobre el procedimiento ridículo, evitando callarse. La reina grita su familiar "¡Que le corten la cabeza!", pero Alicia no tiene miedo, llamándolos sólo un paquete de naipes. La hermana de Alicia la despierta para el té, quitándose lo que resulta ser unas hojas y no una lluvia de cartas en la cara de Alicia. Alicia abandona a su hermana en la orilla del río a imaginar todos los acontecimientos curiosos por sí misma.